Confundir felicidad con diversión puede llevarnos por un peligroso camino. La diversión es útil, pero algunas personas la buscan por desesperación y para evadir pensamientos negativos.

La diversión que buscan es como un calmante que atenúa el sufrimiento, es un arma de distracción masiva que generalmente consiste en salir de fiesta, beber, comer y comprar compulsivamente. Estas actividades imitan a la felicidad por un momento, pero como los calmantes, cada vez requieren una dosis más alta para ser efectivos.

Un uso inteligente de la diversión por el contrario, consiste en recurrir a ella como un botón de desconexión de emergencia. Te permite relajarte en pequeños intervalos de tiempo para sentirte en paz y recargarte de energía. Un uso aún más inteligente, consiste en programar dosis regulares de placeres saludables como salir con amigos, viajar y hacer actividades físicas.

La diversión es un suplemento de felicidad que debes tomar regularmente para mantenerte saludable.